Blog

Elección de tu perro: Bulldog Inglés

Captura de pantalla 2015-10-18 a la(s) 18.39.38

Después de varias razas con mucha energía veremos una raza menos activa. Hoy hablaremos del Bulldog Inglés.

Mucho ha cambiado esta raza a lo largo de la historia. Sus orígenes eran perros de trabajo y pelea en Inglaterra durante todo el siglo XVIII y XIX, donde se organizaban enfrentamientos de perros contra toros.

Actualmente, sigue conservando ese valor y esa resistencia, pero ha perdido agresividad, convirtiéndose en el perro perfecto para personas poco activas. Es el perro ideal de compañía, siendo cariñoso y muy muy testarudo. Como Molosoide que es (Clasificación FCI) es un perro con mucho temperamento y habitualmente muy dominante con otros perros. Es importante marcar las pautas de jerarquía en perros así para evitar problemas.

No es un perro al que le cueste trabajar, son bastante proactivos, pero sí que les veremos un poco torpes a la hora de asociar y que se satura con facilidad. Nos tocará hacer muchas repeticiones antes de que domine el ejercicio, con frecuentes descansos para que no pierda el interés.

De aspecto muy reconocible y con un peso que ronda los 25 kilos, nos encontramos ante una raza especialmente delicada. Los problemas de respiración son habituales y están asociados a ronquidos. Estos problemas obligan a evitar ejercicio excesivo y altas temperaturas. No es raro ver Bulldogs con problemas óseos e incluso de corazón. Son perros bastante delicados, sobre todo, la zona de los ojos y de su arrugado hocico. En mi opinión, la castración en estos perros es muy recomendada. Sobre todo en hembras, ya que la tasa de mortalidad de la madre, es de la más alta sino la más alta de todas las razas.

Para mi gusto, es una de las razas que recomiendo para personas que quieran tener un perro en su familia y que no dispongan de mucho tiempo. Estéticamente, es un perro muy característico. O te encanta, o no te gusta, no suele haber término medio. Hay que tener especial cuidado para elegir un criadero adecuado.

Los Bulldogs Inglés son perros normalmente caros tanto de adquirir como de mantener, ya sea por la comida o por las numerosas visitas al veterinario. Aunque sus propietarios afirman que si convives con un Bulldog nunca vuelves a cambiar de raza.

Álvaro Portillo. Smartdogs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *