Blog

Elección de tu perro: Labrador Retiever

Captura de pantalla 2015-09-25 a la(s) 13.40.56

Es importante tener un perro acorde a nosotros. Hoy hablaremos de una raza con la que he tenido el placer de trabajar y que me encantaría comentar desde la experiencia. Muy conocida por todos: el Labrador Retriever.

El Labrador es una raza bastante antigua, la mayoría de las fuentes apuntan a principios del Siglo XIX. Originaria de Canadá, se empezó a emplear como cobrador de aves en actividades de caza. Sin embargo,  en la actualidad tiene una gran variedad de usos debido a su versatilidad. Podemos ver Labradores en perros de asistencia, terapia, detección y búsqueda o rescate. Tiene una gran capacidad de aprendizaje, destacando el adiestramiento positivo. Crea un vínculo muy rápido con su guía y tiene una cualidad que los adiestradores valoramos mucho en un perro: las ganas y la necesidad de agradar.

Con un tamaño mediano en torno a los 30 kg, tiene gran capacidad de adaptación, y la seguridad de estos perros los hacen ideales para primeros dueños o familias con niños. Es importante elegir un ejemplar adecuado, ya que la línea de trabajo requiere una alta energía que no interesa para el entorno familiar.

Son perros bastante sencillos de educar, no solo por profesionales, también por cualquier dueño con interés, aunque no disponga de formación. Los problemas que normalmente nos pueden presentar son de hiperactividad relacionada con la falta de ejercicio. No es un perro propenso a miedos o agresividades pero sí al sobrepeso si no somos rígidos con él en este ámbito. Son perros que trabajan muy bien con comida porque son bastante glotones. Si no controlamos la comida, podrán tener problemas en este aspecto.

Además, me he encontrado con algunos ejemplares con problemas de dominancia (sobre todo en machos). Los dueños son ajenos a ello por eso de “No, si es un labrador, no hace nada”. Es cierto que no son perros complicados, pero como cualquier raza, necesitan un esfuerzo en su educación para estas situaciones.

En cuanto a los problemas de salud que pueden aparecer, destaca la displasia tanto de cadera como de codo, el oscurecimiento de retina y algunos casos de epilepsia. Es importante encontrar un criador adecuado que nos garantice una línea sin estas afecciones.

A modo resumen, sobre el labrador hay que decir que es un perro fácil de trabajar, estable, versátil y con el que crearás un buen vínculo con él. Bueno con niños, se pueden adaptar a una vida deportiva o bien relajada en un entorno familiar. No es casualidad que sea la raza con más individuos registrados en todo el mundo.

Álvaro Portillo, Smartdogs.