Blog

Sistemas de retención

Exportación e importación de animales y mascotas: Certificados necesarios.

El animal suelto es la peor opción: tenlo en cuenta a la hora de trasladar a nuestra mascota en coche, especialmente sobre la bandeja trasera. El traslado inadecuado de nuestros amigos peludos puede poner en riesgo nuestra seguridad y para la suya.

A la hora de elegir un sistema de sujeción seguro, hay que optar por los que han demostrado su eficacia mediante ensayos de choque o que están homologados mediante normas europeas, por ejemplo, ECE R17 o DIN 75410-2.

Podemos hablar de los siguientes sistemas de retención y su fiabilidad de acuerdo a un estudio realizado por el Race:

1.- Arnés.
Sujetan a las mascotas mediante el cinturón de seguridad o los dispositivos Isofix. A este respecto, hay que tener en cuenta la longitud del cinturón de seguridad del asiento. No se recomiendan los correajes que se enganchan al collar del perro, ya que no retienen al animal y supone un riesgo para los pasajeros.

Hay dos tipos:
a) Anclaje simple: con un solo punto de enganche al cinturón de seguridad del vehículo. En caso de colisión la hebilla del arnés se romperá. El perro choca contra el respaldo del asiento, provocando graves lesiones al pasajero. El animal puede sufrir lesiones graves e incluso mortales.
b) Anclaje doble a los cinturones de seguridad, evita el desplazamiento hacía delante evitando las cargas a los ocupantes. Para reducir el choque de la mascota es recomendable tener un sistema de unión corto.

2.- Rejilla divisoria.
Utilizada con vehículos de portón trasero o familiares, permite habilitar el maletero como lugar de traslado para nuestra mascota. Es recomendada para animales de gran tamaño, y permite el libre movimiento de la mascota sin molestar al conductor.

Hay que tener en cuenta la estabilidad tanto de los respaldos de los asientos como del montaje de la rejilla, de modo que se optará por aquellas que van montadas desde el techo del vehículo al suelo del maletero y que cumplen las normas DIN 75410-2. En caso contrario durante una colisión y según su posición puede sufrir lesiones muy graves. Es recomendable combinar con el trasportín.

3.- Trasportín.
Es uno de los métodos más seguros y recomendados. Para una máxima eficacia y evitar daños al resto de ocupantes podemos hablar de tres posiciones donde ubicar el trasportín:

  • Sujeto al cinturón de seguridad.
    Evitar esta posición dentro del vehículo. Esta demostrado que el peso del mismo destroza los puntos de sujeción del cinturón. Además se rompe su parte superior y puede salir despedido. Tanto el animal como los ocupantes puedes sufrir graves lesiones.
  • En el suelo del vehículo.
    Es la posición ideal para animales de pequeño tamaño. Los trasportines se deben colocar dentro del habitáculo, concretamente sobre el suelo detrás de los asientos delanteros donde pueden encajar. Al haber poco espacio la energía del impacto se absorbe y apenas se deforma el habitáculo del animal, reduciendo sus lesiones.
  • En el maletero.
    En caso de disponerlo en el maletero (para perros de gran tamaño) se colocará lo más cerca posible del respaldo y en posición transversal respecto a la dirección de la marcha.

a) Trasportín colocado en el suelo del vehículo:
Los trasportines pequeños encajan bien en el suelo. Como tienen poco espacio la energía del impacto es absorbida pronto y apenas se deforma el habitáculo del animal que solo sufre lesiones leves.

b) Trasportín en el maletero:
Cuando el animal es más grande y el trasportín también, se puede colocar en el maletero en posición transversal a la dirección de la marcha. No se puede excluir la posibilidad de que los ocupantes de las plazas traseras sufran lesiones.

Articulo relacionado: Traslado en el coche de mascotas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *