Blog

Truco para reducir los ladridos de tu perro.

Captura de pantalla 2016-02-09 a la(s) 23.28.18

Un perro traerá felicidad a una familia más que cualquier otra cosa en el mundo. Pero una de las fuentes de malestar o desequilibrio entre una familia y su perro es el excesivo uso de ladridos.

 

El hecho de corregirlo de forma inadecuada va a generar a la larga un estrés en la convivencia que repercutirá negativamente para todos. La familia se frustrará con los ladridos, que llevarán a sobre corregir su actitud y desequilibrar a nuestro perro aún más. Este aumento del desequilibrio generará más ladridos… y vuelta a empezar. A la larga puede llegar el momento donde la convivencia se vuelva desagradable para todos, él incluido.

Porque no nos equivoquemos, no entenderá que sucede. El ladrido es sencillamente una forma de comunicarse con nosotros y de expresar sus emociones, no una fuente de problemas.

Primero analicemos las distintas razones que llevan a tu perro a ladrar de forma excesiva. Podemos adelantar que la forma de corregirlo es la misma para todas.

 

El ladrido de guarda o protección. Es positivo si se trata de forma adecuada. Que el perro ladre cuando alguien entre en tu propiedad sin tu conocimiento es una muestra de la seguridad que aporta a nuestro hogar. El problema se presenta cuando ladra cada vez que alguien pasa cerca de allí. El hecho de que esas personas finalmente se retiren  en la mayoría de ocasiones reforzará su actitud, puesto que supondrá una prueba del éxito de su ladrido.

El error habitual es el de gritar la orden de CALLA o decir su nombre en forma de reproche. Nuestro perro entenderá que también ladramos por el mismo motivo y doblará sus esfuerzos como respuesta.

El ladrido para llamar la atención. Similar al comportamiento de algunos niños cuando se portan mal para conseguir una respuesta de sus padres. Es habitual con las visitas en casa donde resulta imposible mantener una conversación normal y resulta imposible callarle. O en el caso de parejas que muestran su cariño en presencia del can, como besarse o darse un abrazo. En otras ocasiones cuando hablamos por teléfono, vemos la televisión… ¿os suena?

En esta ocasión el error habitual es prestarle la atención que reclama. Jugar con él o acariciarle reforzará su conducta y la utilizará como recurso siempre que se sienta ignorado.

 

La solución a los ladridos excesivos es bastante irónica. Debemos enseñar al perro a ladrar, pero sólo cuando lo ordenemos. Y una vez conseguido le enseñaremos la orden de CALLA. Os resultará más sencillo de lo que parece.

Primero debemos asociar el ladrido a la orden LADRA.

¿Cómo conseguirlo? Utiliza un objeto o situación donde el perro responda con ladridos. Puede funcionar su juguete favorito, una chuche, coger la escoba o simplemente levantar un objeto en alto… Cuando ladra felicitamos en las primeras ocasiones, pero de forma simultánea introducimos la orden de LADRA. Repetimos el ejercicio las veces suficientes para que finalmente el perro asocie LADRA con el hecho de ladrar. Es tan simple como enseñar la orden de SIENTA o QUIETO. Necesitamos paciencia, premios y muchas muchas repeticiones.

Una vez conseguido enseñamos la orden de CALLA.

Cuando el perro ladre introducimos esta orden simultáneamente con un premio que produzca el cese del ladrido, como un juguete o comida. Con las repeticiones conseguiremos asociar la orden de CALLA con el cese de ladridos, porque espera ese premio o felicitación tan deseado por nuestro amigo.

En las primeras ocasiones que se genere el ladrido que queremos evitar habrá que reforzar especialmente la respuesta positiva con recompensas a la orden de CALLA .

Con el tiempo habremos conseguido una buena receta para recuperar el equilibrio dentro de nuestro hogar.

 

Iván Torrijos

Consigue a los mejores Educadores Caninos en SerFelizcontuPerro.com

Entradas relacionadas:

Sentidos de los perros

Clicker: adiestramiento en positivo

El perro mas adecuado para ti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *