Blog

Una vacuna contra el maltrato y abandono animal

Captura de pantalla 2015-12-15 a la(s) 12.59.24

En España se produjeron  200.000 abandonos de animales el año 2013. Cada día que pasa los datos engordan y el problema crece. Maltrato y abandono son una enfermedad de la sociedad. Como sucede con el ébola, la población no dispone de vacuna. Y no por falta de personas que luchan contra ello, que dedican sus vidas a los animales en situación de desamparo.

Actualmente las instituciones ofrecen herramientas contra ello: chipeo, castración y campañas de concienciación.  Sólo combatimos los síntomas y conseguimos plantar cara en casos aislados de la enfermedad. Pero el foco, el virus que lo origina  es otro. Hablemos de ello.

El chip de uso obligatorio responsabiliza a una persona de un animal y proporciona los datos de contacto en caso de necesidad. Es útil en entornos controlados, pero tiene muchos agujeros. Por ejemplo, si tu mascota se encuentra en una comunidad autónoma que no es la suya, surgen problemas. Los programas y dispositivos de lectura de datos suelen ser diferentes porque no hay una normativa nacional. Además el chip debe mantenerse actualizado, si cambia de familia, de dirección o de teléfono de contacto debes acudir al veterinario y registrarlo, pero los precios actuales por realizar cambios no ayudan. El chip es como combatir la fiebre cuando la enfermedad ya está presente.

La castración, método a priori radical, es recomendado por la mayoría de veterinarios. Y no sólo porque es una buena herramienta de control de población, sino porque además aporta grandes beneficios para la salud del animal y reduce muchos problemas de conducta. Hablamos de la fase donde el paciente ha sido identificado como portador del virus y se aísla para que ningún otro se vea afectado.

Las campañas de concienciación son necesarias. La gente debe ser consciente de que existe un problema que crece día a día. Es como el médico que trata los pulmones afectados por el ébola, si los pulmones fallan lo demás no importa. Y mientras el virus siga circulando a sus anchas nada de lo que haga el doctor por esos órganos importará.

Pero es curioso: Si observas en el microscopio, y  estudias caso por caso, encontrarás un bichito, común en los humanos que son maltratadores y que abandonan. Ese virus es una falta de educación, entendida por su definición de crianza, enseñanza y doctrina que se da a los niños y a los jóvenes. No tenemos los conocimientos adecuados de respeto y convivencia hacia esos seres vivos.

Muchos adultos no saben convivir con un animal, no son conscientes de la responsabilidad adquirida: un animal no es un juguete. Ni es una persona, no lo olvidemos. Saber respetar su naturaleza es fundamental para vivir con un animal equilibrado; y enseñar que hay normas harán de él un animal feliz.

Cuando surgen problemas de convivencia en el hogar o en el vecindario el virus se activa. Ese perro que ladra por las noches, ese gato que no tiene hueco en nuestras vacaciones… sin el conocimiento adecuado siempre terminan igual: abandono o maltrato.

Antes de adoptar un miembro peludo en la familia ser conscientes de la responsabilidad adquirida para un largo periodo de tiempo. Saber que tipo de animal estas introduciendo en tu hogar es el primer paso (enérgico, grande, dominante, terco…). Si tienes dudas, no lo hagas.

En casa no solo debemos cubrir sus necesidades básicas: comer beber o pasear, hay que educarlo. Hay que entender su reacción ante determinadas situaciones, su instinto animal, su capacidad cognitiva. Porque podemos llegar a conclusiones erróneas sobre la fuente del problema, sobre su comportamiento. Y aquí el virus ya se ha hecho fuerte en el organismo, ya es demasiado tarde.

La mascota no es la fuente de problemas, es la víctima de los errores humanos.

Ser consciente de la situación es el primer paso. Aprende.

Entradas relacionadas:

Nunca me abandones

Carta de un trabajador de una perrera municipal.

 

Consigue a los mejores Educadores Caninos en SerFelizcontuPerro.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *