Blog

La visión de los perros, cualidades y limitaciones.

Captura de pantalla 2016-01-24 a la(s) 14.05.32

Los humanos pensamos que nuestra visión del mundo coincide exactamente con la realidad, nada más lejano de la verdad.

El proceso óptico que convierte la luz en imágenes nos proporciona una versión de esa realidad. Pero el proceso no es igual para todas las especies que habitan en nuestro planeta, por lo que tampoco es su interpretación. La capacidad de enfocar, el campo visual, la visión diurna/nocturna y especialmente la captación de colores marcarán las diferencias.

Son dos las cualidades que permiten a los humanos tener una visión más completa respecto a los perros: nuestra capacidad de alterar la curvatura del cristalino y la visión tricromática frente a la dicromática de los perros. Veamos que significado tiene esto.

 

Empecemos por la capacidad de enfocar. El cristalino es una parte importante del ojo y de la visión. Es donde se reflejan los rayos de luz, donde comienza la percepción visual. El grado de acomodación de la visión a distintas distancias se miden en dioptrías, y la capacidad de alterar el cristalino es quien determina esa cualidad.

Los ojos del perro son mas planos y no pueden alterar de una manera tan eficaz el cristalino. No pueden ajustar la longitud focal mas de 2 o 3 dioptrías. Esto significa que pueden enfocar tan solo objetos cercanos, siempre que no estén a menos de uno o dos palmos de distancia. Por el contrario los humanos podemos ajustarnos hasta 14 dioptrías, que nos permite una mayor visión de lejos y cerca.

Por el contrario los perros tienen un campo de visual superior al nuestro. Los perros tienen un campo visual de 240 frente a los 180 de los humanos. Esto es debido a que sus ojos están ligeramente ladeados, y afecta negativamente a la visión tridimensional de las cosas.

 

En la visión nocturna también nos superan. Son capaces de ver con menos luz debido a  dos diferencias morfológicas respecto a los humanos.

La primera de ellas es que tienen un mayor número de células llamadas bastones responsables de ver con poca luz. Las personas en cambio superamos el número de células llamadas conos responsables de verlos colores y en condiciones de luminosidad. Ellos ven los objetos con menos luz pero más borrosas.

La segunda y quizás más importante es que disponen de una capa de células llamada Tapetum Lucidum, un tejido situado detrás de la retina. Aquí la luz se refleja y la manda de vuelta a la retina, dándole una segunda oportunidad de absorber la luz. ¿Alguna habéis visto como brillan los ojos de los perros en la oscuridad? Pues es precisamente el reflejo de la luz exterior sobre el Tapetum lo que vemos brillar.

 

En cuanto a los objetos en movimiento la capacidad de percibirlos es 10 veces superior a nosotros. Su instinto natural es de reaccionar rápidamente a aquello que se mueve, y su instinto depredador a cogerlo inmediatamente.

Si nos paramos a pensar sobre la reacción de potenciales presas ante la presencia de un perro es de mantenerse inmóviles o congeladas. El instinto de supervivencia ha determinado que en movimiento son más fáciles de ver para ellos. Los objetos estáticos los identifican a 400m frente a los 800m si están en movimiento.

 

Vayamos ahora a por uno de los grandes mitos sobre los perros, si ven en blanco y negro o por el contrario perciben los colores. Y para ello volvamos a hablar son las células llamadas conos mas abundantes en los humanos que en los perros.

Toda la gama de colores que percibimos proceden de la combinación de 3 principales: el rojo, el azul y el amarillo. Esto es así porque disponemos de tres tipos de conos que permiten distinguir cada uno de ellos. Pues bien, los perros sólo disponen de dos tipos de conos que permiten diferenciar los colores azul y amarillo, pero no el rojo. Los colores procedentes de este último, como el naranja o el violeta son imperceptibles para ellos.

Pero no todo es negativo, esta morfología les da una mayor capacidad de distinguir distintas tonalidades de grises, muy en sintonía con la visión nocturna.

Captura de pantalla 2016-01-22 a la(s) 12.11.07

Su memoria visual también es extraordinaria, son capaces de distinguir las formas e identificarlas en su cerebro. Pueden reconocer el significado de distintos gestos, y asociarlos con estados de ánimo, al igual que hacen con los olores.

 

Los cachorros son incapaces de guiarse por la vista y de reconocer los objetos hasta el primer mes de edad. Y no es hasta las 6 semanas cuando la retina comienza a desarrollarse. Se desarrolla completamente a los 3 meses cuando tendrán una percepción visual completa y definitiva.

 

Ivan Torrijos.

Los sentidos en los perros y sus diferencias con los humanos.

El olfato de los perros.

El oído del perro, su otra gran cualidad.

El sentido del tacto, discreto e imprescindible.

El sentido del gusto, fiel compañero del olfato. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *